Somos Valdecilla
 
Consejería de Santidad del Gobierno de Cantabria Servicio Cántabro de Salud
 
Colecciones
Valdecilla Hospital Universitario Marqués de Valdecilla IDIVAL Hospital Virtual FaceBook de Somos Valdecilla LinkedIn de Somos Valdecilla YouTube de Somos Valdecilla Alta en las Newsletters de Somos Valdecilla
Colecciones
Sesiones clínicas de Formación Cursos de Formación Residentes Valdecilla Biblioteca y Publicaciones

Investigadores del IDIVAL y la UC confirman que los nanotubos de carbono biodegradables desencadenan efectos antitumorales

Fecha: 26-06-2018

El grupo de Nanomedicina del IDIVAL y la Universidad de Cantabria estudia cómo amplificar e implementar el efecto de los fármacos tradicionales con nanomateriales como los nanotubos de carbono. En su última investigación, 'Biodegradable multi-walled carbon nanotubes trigger anti-tumoral effects', se ha centrado en biocompatibilizar estos materiales haciéndolos más biodegradables pero manteniendo su efecto antitumoral.

Los investigadores del grupo muestran en este estudio cómo ciertos tratamientos químicos mejoran la eliminación de estos nanomateriales por las células del sistema reticuloendotelial in vitro e in vivo, en la región peri-tumoral una vez éstos han ejercido su acción antitumoral.

Estos resultados abren nuevas esperanzas en el tratamiento del cáncer donde la aplicación de nanotubos de carbono y otros nanomateriales podrían amplificar significativamente los efectos de fármacos tradicionales inhibidores de la dinámica de los microtúbulos disminuyendo los fenómenos de resistencia celular, recidivas tumorales y, en definitiva, mejorar la supervivencia de los pacientes oncológicos.

Los nanotubos de carbono son filamentos, unas 1.000 veces más finos que un cabello, que in vitro demuestran una capacidad anti-proliferativa, anti-migratoria y citotóxica que, en modelos animales de cáncer, se traduce en un efecto antitumoral muy significativo y complementario al del paclitaxel (taxol®).

La nanomedicina es una nueva ciencia que plantea soluciones diagnósticas y terapéuticas para su aplicación en enfermedades donde las soluciones tradicionales no son suficientemente efectivas, como por ejemplo el cáncer. Destruir las células del cáncer resistentes a las terapias tradicionales es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la medicina del siglo XXI. La altísima heterogeneidad celular intratumoral hace que bajo la presión selectiva de los fármacos tradicionales, aparezcan poblaciones celulares capaces de sobrevivir ocasionando el recrecimiento tumoral.